ÁGORA JUNIO-JULIO 2014

 

Irapuato Calles Chuecas

 

Teatro de la Comedia

Silviano Rivera Uribe

 

El 17 de noviembre de 1893, la Villa de Irapuato obtuvo de la Legislatura del Estado, el título de Ciudad, y entonces a semejanza del Teatro Juárez de Guanajuato, se pensó en traer la gallardía y hermosura de las obras que ahí se representaban, para ello decidieron ocupar toda el área de lo que fuera la huerta del Colegio de la Enseñanza, para levantar  en forma similar, un Teatro, lo que sería el “TEATRO DE LA COMEDIA”, llamado también el “TEATRO IRAPUATO”; imaginándolo el más bello del centro de la República. Se iniciaron levantamientos topográficos dando así comienzo a las obras.

La primera piedra se puso: según el Padre Reyes en 1891, y según Don Eduardo M. Vargas en 1893. Las obras subterráneas  y los cimientos, fueron comenzados, de lo que serían bodegas, camerinos y lugares para instalar la maquinaria que movería  los telones y entretelones. Ya muy adelantados estos trabajos, los canteros de Guanajuatenses, empezaron a labrar canteras rosas y verdes, para lo que sería el foyer, o entrada principal.  Al frente se colocaron cuatro esbeltas y majestuosas columnas, talladas especialmente el Carrara Italia, para esta obra.

Atrás se formaban las cimentaciones de lo que sería el lunetario, plateas, palcos y galerías. Esta labor estaba ya muy adelantada, pero muy despacio se trabajaba, por el alto costo y las dificultades propias de la obra;  unos años más tarde, en 1910 viene el desequilibrio social que conocemos como Revolución Mexicana, que viene amenazadora y todas las obras se suspenden en forma definitiva Todos los materiales desaparecieron, las cuatro columnas de mármol  rojo fueron empleadas por el Presidente Municipal - en su momento- Don Catarino B. Aranda, para construir el monumento a la Revolución, espacio que actualmente ocupa la Fuente Florentina, al destruir el Monumento a la Revolución, dichas columnas las utilizaron para levantar otro monumento, ahora a Los Niños Héroes.

Pero llega el Lic. Juan José Torres Landa al Gobierno del Estado  (1961 – 1967) y en con su Plan Guanajuato, transfiguró la fisonomía del Estado, en ello se levó esas columnas de mármol rojo y no se supo adonde fueron a parar.

Pero el tema, que cobra vigencia en estos momentos:  El viejo sueño de los irapuatenses se esfuma y queda sepultado en el olvido.

 

 

Proyecto de lo que pudo ser  el Teatro de la Comedia  de Irapuato.

 

 

De Teatro pasó a ser Inspección de Policía.

 

En los años  1951 - 1957 se ubicó la Escuela Preparatoria  en el espacio del frustrado  Teatro de Irapuato,  calle Fernando Dávila.  Posteriormente ahí  quedó la Escuela Josefa Ortiz de Domínguez,  que tenía sede en la calle Tresguerras, y cuando el edificio estaba por derrumbarse pasó a instalarse en ese edificio de cantera rosa que pudo ser Teatro.  

 

 

ÁGORA MARZO-ABRIL 2014

TRANVÍAS

 
Silviano Rivera Uribe
 
 
En el año de 1885 se establece el primer ferrocarril urbano (tranvía) promovido por el señor Don Nicolás del Moral, haciéndose el primer puente para el paso de los tranvías por el brazo del Rio Silao, a un lado del puente de piedra denominado Puente del Fresno. El 21 de julio  ante el juez en el año de 1894 ante Don Pablo Malacara compareció Domingo Ocejo, representante de la empresa denominada “Compañía Limitada del Ferrocarril Urbano”, para el otorgamiento del derecho de vía y para establecer el servicio de tranvía; que comunicara al centro de la Ciudad, e hiciera entronque con la estación del recién inaugurado “Ferrocarril Central Mexicano”, tramo Celaya-Irapuato (1880), trenes de vía angosta, -hasta el año de 1882- fue cambiada esta vía del tren, a vía ancha que llegaba hasta León, haciéndose la construcción de otro puente, sobre el brazo del Río Silao, otorgando el permiso y concesión de las autoridades Municipales y aprobadas por el Gobierno del Estado.
 Se tendió otra línea de rieles para tranvías de la estación al mercado, jardín principal, Templo de Nuestra Señora de Guadalupe del Puente, cobrándose el pasaje de dos a seis centavos.  Posteriormente se le puso: “Compañía de Tranvías de Irapuato”, funcionando desde el año 1900.
 Siendo propietarios el señor Don Manuel Guerrero y Don Ismael Garay, de la otra Compañía, pasó el tiempo y se fusionaron las dos empresas el 6 de septiembre de 1929, que a través de los años desaparecieron por incosteables. En el año de 1952, siendo Presidente Municipal el señor Florentino Oliva periodo 1952 - 1954, se tumbaron los dos puentes, construyéndose uno sólo, denominado “20 de Noviembre”. 
Cuando fue Gobernador Constitucional de Estado el licenciado Manuel M. Moreno, 1967 – 1973 y Presidente Municipal, el Dr. Ramón Hernández Granados periodo 1967 – 1969, fue destruido por hacer el boulevard G. Díaz Ordaz.
 

NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2013

La Casa Albarrán

Silviano Rivera Uribe

 

En el año de 1880 el Capitán Alberto Albarrán, compró un terreno ubicado en la calle Real  a Zacatecas ahora Guerrero y el callejón de los Leones, después se llamó calle de la Estrella y actualmente es Calle Ocampo.

En ese terreno de grandes dimensiones  se construyó una casa diseñada y realizada por el

Arquitecto Don Ernesto Brunel.  En la época revolucionaria, fue visitada por  grandes personalidades de nuestra historia nacional como:  Don Venustiano Carranza, Presidente de la República, el General Álvaro Obregón, General Francisco Villa.

También fueron invitados y ahí estuvieron Gobernadores de nuestro Estado así como Presidente Municipales para ver los desfiles que se  llevaban a cabo en diferentes fechas desde los señoriales balcones de esa casona.

Los únicos propietarios son y han sido la familia Albarrán y Zuloaga Albarrán.

 

Curro Gallardo, en su libro Leyendas y sucesos de la muy ilustre villa de San Marcos de Irapuato,  bajo el título El parador de las Diligencias -por cierto dedicado al C. P. Javier Cayón Villanueva- , que se refiere precisamente a la Casa Albarrán y escribe lo siguiente:

La casa que actualmente ocupa la familia Zuloaga Albarrán en las calles de Ocampo, antes callejón de los Leones y la Calle Guerrero, antigua Calle real fue terminal de Diligencias y puesto de remonta de caballos, la primera Central de la muy Ilustre Villa de San Marcos de Irapuato.

Durante la Revolución de 1910 fue cuartel de los diversos bandos contendientes, unas del Centauro del Norte General Francisco Villa muy querido en la Ciudad y amigo del dueño del inmueble; el capitán Alberto Albarrán y otras veces de las fuerzas de Don Venustiano Carranza y del General Don Álvaro Obregón.

Es uno de los edificios coloniales más hermosos y mejor conservados de Irapuato.

 Así concluye el Curro Gallardo, su leyenda sobre la casona propiedad de los herederos Zuloaga Albarrán.

 

 

 

AGOSTO-SEPTIEMBRE 2013

La Colonia Chambón y la Industria de la Seda

Silviano Rivera Uribe

La Colonia Chambón fue obra de  Hipólito Chambón, en el año de 1896, era entonces un terreno baldío, actualmente esquina que forman las calles Ocampo conocida en la vieja nomenclatura como el Callejón de los leones y  calle Juventino Rosas.

El historiador don Genaro Acosta, escribió del señor Chambón como iniciador de la industria textil de la seda, lo siguiente: “Filatura de la seda en 1896. En 1896  se inauguró pomposamente y con derroche de lujo en esta Ciudad la filatura de la seda.

Hipólito Chambón vino solamente a propagar y dar impulso a dicha industria que en el año que se menciona líneas arriba ya Juan Lanuza, podría llamarse el iniciador, había dejado establecidas instrucciones para la dirección de la empresa, cuando el señor Lanuza  fue comisionado para ir a San Miguel de Allende como comisionada en aquella Ciudad.

 Por una fatalidad inconcebible, resultó que una industria tan conocida, bien aceptada e importante para Irapuato, se hiciera odiosa debido al erróneo procedimiento que tuvieron las autoridades de aquella época para implantarla.

Se dispuso que se plantaran árboles de morera en todas las calles de la Ciudad, es sabido que las calles en Irapuato son angostas y los habitantes  de esos años, en general eran agricultores y conducían a los establos de sus casas sus animales de carga o de labor, y sus vehículos causaban daños a los árboles de moreras; esto y haber obligado  los vecinos a que cuidaran y regaran las plantas, y continuamente los transeúntes maltrataban y dañaban, todo ello hizo odiosa una industria tan benéfica y de tanto porvenir, no sólo para Irapuato.

A principio de los años 20’s del pasado siglo se concluyó, con esto, don Hipólito Chambón estableció la primera  colonia residencial que llevó su apellido, - y que a la fecha así es conocida por los irapuatenses-  construyendo un hermoso edificio,  una bella casona, con un extenso plantío de moreras que lo circundaban, pensando en que  recibiría un poderoso impulso la industria de la seda. Con pena ahora vemos que no llegó a cumplirse ese magnífico proyecto.

Fue también este personaje Don Hipólito el principal impulsor del ferrocarril  en esta Ciudad Irapuato. Un hombre con una gran visión.

 

 

 

Ágora Marzo-Abril

 

Irapuato, Calles Chuecas

 

                                  Teatro Cinema RIALTO

Silviano Rivera Uribe

 

En el año de 1925 aproximadamente en la calle de la Soledad, actualmente Ramón Corona, donde se ubicaba el Cine Rialto, existió una sala llamada “Teatro provisional”, donde presentaban algunas obras actores como  la familia Soler y otros famosos  de aquella época.

 Los sábados y domingos se ofrecían funciones de cine.

En el 12 de junio, del año 1930 fue inaugurado el TEATRO CINEMA RIALTO, con la exhibición de la película Tragedia Submarina producida, dirigida, autor del guión John Ford, catalogada dentro del género,  drama, la acción gira en torno  a una tragedia, Al colisionar durante una tormenta con un barco, el submarino de la armada americana S13 se hunde y los catorce hombres que componen la tripulación quedan atrapados en su interior, sin esperanzas de sobrevivir.

Claro que el  film, impacto a los asistentes a tan destacado acontecimiento como lo fue, el hecho de contar en aquel Irapuato  con una sala de cine, como en las ciudades importantes.

En 1940 todo el país tenía ya colosos de cine: el Hernán, de León, Guanajuato admitía 4100 espectadores; el Rialto de Irapuato, 3300; el Progreso de Monterrey, 3000; el Azteca de Chihuahua, 1300 personas. Con el afianzamiento de la industria cinematográfica, que corre paralela que la añeja cinefilia nacional, la inauguración de los palacios cinematográficos coincide con el estreno de alguna película mexicana importante así se recuerdan: en septiembre de 1943 con “Los miserables” de Fernando A. Rivero; “El corsario negro” de Chano Urueta, se estrenó en 1944. En la década siguiente, la euforia continuó y en Irapuato se exhibían las últimas joyas de la cinematografía.

El  RIALTO es un elemento fundamental para comprender la historia del arte y la cultura en nuestra ciudad. Surgió en una época en la que los teatros, las carpas, las corridas de toros y otros espectáculos constituían la principal forma de entretenimiento de la ciudad. fue sede de  importantes acontecimientos escénicos de aquel Irapuato, de  pocos años después del primer cuarto del siglo XX, con un gran valor urbano

A principios del siglo pasado, 1908, se tiene conocimiento de una sala de cine llamada Emporio, ubicada en la que actualmente se conoce como calle Allende, en el número 25, con funciones únicamente los sábados y los domingos.

En ese mismo año, se contaba con una sala de espectáculos conocida como el Salón Central, donde se presentaban zarzuelas, entre otras “El Milagro de la Virgen” que data de 1884, “La Revoltosa”, “El Puñao de Rosas” y más. Además ahí se daban cita  aquellos quienes disfrutaban del cine mudo.

El 11 de abril de 1909,, en el periódico  El Atril, mismo que  posteriormente  se convirtió en El Día; aparece  una publicidad que anuncia: 

Espectáculos Salón Fénix, Gran Compañía de Teatro  Dramático, dirigida por Dn Joaquín Coss, presenta la zarzuela “La Tempestad” melodrama fantástico en tres actos,  en prosa y verso. Con libreto de Miguel Ramos Carrión y música del maestro Ruperto Chapí.

Fueron varios cines y teatros en esa época, hasta el año de 1938, tenemos registro de los siguientes:

1908, Cine Emporio y Salón Central. 1909, Salón Fénix. 1912  Cine Club y Salón Pathé. 1914, Cine Lux. 1922, Cine Selecty. 1925, Teatro Provisional….  1930, Teatro Cinema Rialto.  Tiempo después, el Cine Rex, Cine Irapuato,  Cine Gaby

El 3 de mayo de 1916, Carlos K Furber y Miguel Zamora, tramitan un permiso para abrir un cine en la Plazuela San José, frente al mismo templo.

El Cine Selecty, ubicado en la calle de Allende se encontraba en la casa de Carlos T. Cortés.

En el Cine Encanto, el primer patrocinador fue Don Manuel Ortiz Rico,  propietario de la Fábrica de Camisas Nacional.

Para el pintor Raúl Zárate, el Cinema Rialto fue determinante en su vida, así lo asegura y cuenta…. “Viví en una vecindad en Ramón Corona, al lado del cine Rialto, mi pasatiempo favorito era meterme al cine y  ayudar al “Cácaro” el Chango González,  me gustaba estar ahí, sentir que era magia el ver el movimiento de imágenes  en la pantalla, en eso me identifico mucho con Totó el protagonista de esa inolvidable película “Cinema Paradiso”  y como él frente a la demolición del viejo cine, recordé mi infancia   y los momentos ahí  vividos y las lágrimas inundaron mis ojos.

Doña Cuquita Vaca era la boletera, quien abría, prendía las luces y la apagaba en su momento el fue Enrique Chávez. El Gerente  José Arévalo y el dueño, Jesús Rubalcava.         

  La época en que nací, era época de guerras, la Guerra Civil Española,  que dio paso a la II Guerra Mundial. El tema de las películas eran acontecimientos de muerte y violencia, los veía en la pantalla;  entonces comencé a dibujar cañones, tanques de guerra, soldados con rifles, aviones, banderas, me descubrí disfrutando al realizar esas imágenes sobre le papel, cartón o lo que encontrara. Pero sí… el cine Rialto me marcó para siempre.

 

 

 

ÁGORA ENERO-FEBRERO AGORA 2013

Irapuato Calles Chuecas

Irapuato Calles Chuecas.pdf (754121)

 

 

NOVIEMBRE-DICIEMBRE AGORA V

El Reloj de Sol.pdf (234,1 kB)