ÁGORA MARZO-ABRIL 2014

Los Jueves de Danzón en Irapuato

        José Luis Chávez Hernández

 

*.- El danzón nació en Cuba, pero lo adoptó Veracruz

 

*.- Crucito, Paco Moreno y “Sansón” ya sin sus “Filisteos”, fueron los iniciadores

      De esta tradición de bailar danzón en las plazas públicas.

 

*.- Lo mismo encuentra ya tertulias de danzón en la plaza Maquío, que en

      Plaza del Comercio, Calzada  Insurgentes y en su lugar de Origen:

      Fundadores.

 

*.- Un acierto de JEP cuando trajo a Acerina y su Danzonera

                     

 “¡ Heeey Familia…Danzón dedicado para Rosita y caballero que la acompaña…!”

 

Así con esta frase tradicionalmente inicia la tertulia donde bailar  el danzón se convierte en todo un arte, porque una buena pareja danzonera tiene  que guardar los tiempos, los compases, el ritmo cadencioso ó bien como se dice: Saber bailar un danzón arriba de un ladrillo.

 

Allá por los finales de los años cincuentas y principios de los sesentas, el popular Crucito y su compañero, conocido como la “pajarera” con su tocadiscos y sus bocinas radson, aquellas de trompeta, fueron los precursores de las tardeadas, que se hacían en las vecindades, sobre todo en la jardinera, de la calle Chapultepec, en el populoso barrio del Ranchito, tradición que duró unos diez años.

 

Vino un receso y ahí mismo  en el Ranchito, en el callejón de la “polvadera” (sic), luego rebautizado como callejón del Águila, los domingos por la noche se realizaban “tardeadas” en donde dicen que el rey para bailar el danzón era Esteban Cervantes aquel que fue árbitro de fútbol. Luego de ese antecedente, ya no se supo más.

 

Hasta que allá por  el dos mil, mientras Ricardo Ortiz andaba bien ocupado pensando en como resolver el problema del  centro histórico, en buscar los dineros para abrir grandes avenidas o construir pasos a desnivel, cierta tarde se le acercó, Paco Moreno, personaje que todavía lo podemos ver con un sonido portátil, cantando en  los portales, plazuelas y cercanías del mercado y a nombre de Casa de la Cultura con quien colaboraba le pidió permiso para realizar, lo que sería con el tiempo, los ahora populares “Jueves de Danzón” , ahí  en el pórtico central de la Presidencia Municipal, frente al jardín principal; Precisamente en esas tertulias, Paco Moreno tenía como invitados a los maestros de baile, Don Ismael y señora Guillermina quienes representaban a  la Casa de la Cultura. Duraron poco esas tardeadas porque asistían apenas unas 10 parejas, cohibidas por “el qué dirán” al verlos bailar en público.

 

Santos, el “Sansón”(quien se nos adelantó en el camino hace cosa de un año), ya sin sus “filisteos”; Un hombrón así de grande, así de gordo pero con cara de niño, acompañado de José Luis Zúñiga, “sonidero” de profesión, le pidieron permiso al ese entonces alcalde Ortiz  Gutiérrez para proseguir con los “Jueves de Danzón” en el pórtico de la presidencia, pero como a veces coincidían las “tocadas y bailadas” con la sesiones de Ayuntamiento y el ruido interfería, el entonces alcalde les sugirió que se cambiaran  a la plaza “Fundadores”.

 

Y ahí tiene Usted que el jueves siguiente, El “ Sansón” ya estaba plantado ahí en plena plaza “Fundadores” con  “chicas bocinotas” y micrófono en mano. Y sin dudarlo dijo a todo pulmón:

 

“¡Heeey familia…Danzón dedicado a todos los Irapuatenses y gente que le acompaña..!”.

 

Y sin más, se arrancó con el danzón “Juárez”. “Porque si  Juárez no hubiera muerto…”.

 

Siguió con “Nereidas”, luego “Blanca Estela”, “Teléfono a Larga Distancia” “Salón México”… ¡Uff!.

 

De entrada solamente una pareja de adultos mayores se acercaron y comenzaron a bailar, al rato ya eran dos, luego diez, treinta, cincuenta.  ¡ Hay Dios, “que gentío de gente”, diría mi  amigo López Luna.

 

A catorce años  de ese inicio, las tardes-noches de danzón se han popularizado en Irapuato y lo mismo encuentra tertulias, en la Calzada Insurgentes, que en la explanada de la Plaza del comercio  popular y en la plaza Maquío y también en Fundadores, donde sábados, domingos, miércoles y jueves, se reúnen cientos de parejas, hacen una rueda con sillas de plástico alquiladas y con un potente sonido, amenizan las “Noches de Danzón”.

 

Hace ya rato el  ex­­ Alcalde Jorge Estrada Palero, tuvo un gran acierto durante  su administración, cuando trajo a la orquesta de Acerina y su Danzonera y la presentó en la plaza Fundadores. Nomás vea la foto panorámica y aérea que le presentamos, para que juzgue la gran concentración de gente que fue a “reventarse” un danzón con música en vivo. Lástima que no se ha vuelto a repetir.

 

Y mire que  aquí en Irapuato hay verdaderos artistas en eso de “mover a la dama en un ladrillo”, con sabor y cadencia, marcando el ritmo, los tiempos, porque así se baila el danzón.

 

Y muchos preguntan: “¿y como nació el danzón?”,  “ de donde vino?”. Verán:

 

El danzón es una contradanza Francesa, que nació en  Matanzas Cuba, pero lo adoptó Veracruz que le puso el sabor Jarocho. Este ritmo fue creado por el compositor Matancero, Miguel Failde y Pérez en 1879, aunque hay historiadores que señalan que el danzón fue llevado a la isla de Cuba en 1871 por esclavos Haitianos que emigraron durante una revuelta, llevándose costumbres y bailes, como lo es ahora el danzón.

 

La palabra danzón se toma del aumentativo de: Danza y llegó a México en 1890 por Yucatán y pronto se extendió por todo el territorio Mexicano, pero arraigándose principalmente en Veracruz que lo adoptó y lo hizo propio.

 

Como dato complementario, fue el barrio de la Huaca en donde  nació el grito de: “¡Heeey Familia, danzón dedicado,,!”. También ahí nació el dicho popular de que: El buen danzón se baila sobre un ladrillo, aunque realmente se bailaba sobre una caja de cerveza que era el premio al primer lugar de los concursos de baile en las barriadas.

 

¡”Heeey Familia, danzón dedicado…”. A “Sansón, Crucito, Paco Moreno, La pajarera,  Zúñiga y para Irapuato y todos sus habitantes….

 

“¡¡¡Juárez no debió de morir…Porque si Juárez no hubiera muerto!!!”.

 

AGOSTO-SEPTIEMBRE 2013

En Barrio Nuevo, el milagroso Sabinito

 

                                         Lola de Castro

 

 

  Jesús respondió: "Tengan fe en Dios.  Les aseguro que el que diga a este cerro: ¡Levántate de ahí y tírate al mar!, si no duda en su corazón y cree que sucederá como dice, se le concederá.

                                                               El poder de la fe

                                                             (Marcos 11: 22, 23)

 

 

 

 

El Niño Sabinito, eligió Barrio Nuevo para reinar, cuando ahí llegó, en tiempos de la revolución, estas calles, que marcaban la orilla del pueblo, eran de mucho peligro, robaban, mataban, asaltaban, nos dice  Carolina Báez de Ayala (QEPD), ella por herencia y por amor tiene a su cuidado esta capilla de adoración dedicada a Sabinito.

Un barrio de mucha tradición, hace todavía unos 40 años, era una zona de cuidado, muy famoso por  los “Chagoyas”, que se les recuerda como los malditos del rumbo.

Actualmente,  Barrio Nuevo, se encuentra en el centro de la Ciudad,  por  la calle donde se encuentra la Capilla del Niño Sabinito es un peregrinar de todos los días,  son fieles que acuden a ver  al Niño, llegan por un ruego, se postran  a sus pies para agradecer algún milagro, o simplemente para saludarle de pasadita.

 

Todo pueblo se refleja siempre en una imagen, en un símbolo, que es  tradición y como  regalo divino para el pueblo de Irapuato,  la imagen de un Niño, una advocación del Cristo Niño, quien, dicen eligió que reinaría desde una casa de la calle Guadalupe Victoria.

 

Los fieles se multiplican. A su fiesta, cada 29 de agosto, llegan fieles desde Puebla, del Estado de México, de otros muchos lugares del País y  de California, de Texas, de Atlanta y de Arizona en los Estados Unidos, hasta de España. En esa fiesta  se regala comida cumpliendo con una manda. Los juegos mecánicos hacen  una gran fiesta popular.

 

Llegar hasta su Capilla y encontrar a Sabinito entre flores, rodeado de peluches y juguetes, de exvotos, de tarjetas de agradecimiento, cientos de fotografías, imágenes  de quienes han sanado por la gracia del Niño;  encontrar a personas orando  constituye una escena cotidiana; mujeres, hombres,  niños salen y entran,  estar ahí es situarse en un espacio de energía y es, sentirse en paz.

Pero dejar que doña Carolina cuente la historia de Sabinito, y  nos hable  de sus milagros... es  mejor

 

 

Se conoce que esta imagen tiempo atrás  perteneció a  Bruna Gutiérrez Lozano mi tía abuela y  como un milagro llegó con nosotros. Hace años, era la época de la revolución cuando  tocaron a la puerta de   esta casa de Guadalupe Victoria número 10 (nomenclatura antigua), unos peregrinos, descansaron aquí y antes de seguir su camino, le entregaron la imagen del Niño Dios, se la dejaron encargada dándole la seguridad que volverían por ella.  Pasó el tiempo; y misteriosamente nunca más regresaron y jamás se les volvió a ver.

 

UNOS PEREGRINOS DEJARON AL NIÑO

 

Brunita  que era muy católica y algo en su interior le impulsaba a ver el Niño que habían dejado acostado dentro de un baúl.  Un día cuando aseaba su casa no resistió y levantó la tapa de ese baúl y grande fue su sorpresa: el Niño estaba paradito, así lo dejó y nuevamente cerró.  Bruna pensaba todavía que los peregrinos regresarían por la imagen que a ella le impresionaba profundamente y en otra ocasión, una tarde cuando ella rezaba  el rosario ante el Santo Cristo, Señor de la Piedad y  la Santísima Virgen de Guadalupe -que se veneran hoy en día  en la misma capilla-  escuchó un ruido,  con su mirada recorrió el cuarto,  y  vio  a Sabinito parado fuera del baúl. No le dio mucha importancia, creyó que sus sobrinitos lo habían sacado y  con mucho cuidado lo tomó y  volvió a  acostarlo para dejarlo guardado.

 

     UNA IMAGEN QUE TRAÍA PRODIGIO

 

Varias veces pasó lo mismo, a la hora de su rosario: el Niño salía; después de esto, Bruna fue a buscar con el párroco del templo de San Cayetano, el Padre  Palatto a quien  le platicó todo sobre el Niño. El sacerdote le explicó y le dijo que la imagen  era un Niño que traía un prodigio y que lo pusiera en un altar para que los vecinos lo fueran conociendo; el Sacerdote le preguntó a mi tía abuela  cómo le llamaría y a ella se le vino a la cabeza que se llamaría  Sabinito –Sabino quiere decir sabio-, al padre lo aprobó ; y se le puso un altar y él en lo alto, era muy pequeñito, se colocó en un antiguo vaso de veladora con maíz, para que alcanzara a verse, se le pusieron flores y velas y la gente  empezó a llegar  a conocerlo. Una vez tocaron la puerta y un señor le dijo que le permitiera ver al Niño, Brunita le preguntó que cómo sabía de él y le contestó:

 

“el Niño llegó hasta la cabecera de mi cama, yo estaba muy grave, me dijo que él me curaría y que cuando ya hubiera sanado, fuera a visitarlo a su casa y me dio esta dirección...”

 

Al poco tiempo, doña Bruna, mi tía,  se dio cuenta que el  Niñito abandonaba el lugar donde se había colocado, es decir,  la parte más alta del altar; apareciendo después con  sus huarachitos llenos de lodo y por increíble que parezca eso sucedía muy seguido y se corrió la voz de que era una imagen del Niño Dios, la gente  ya se  encomendaba a ella para recibir sus favores.  Sabinito era “milagroso”, todo el barrio ya lo sabía.

 

       UNA HERENCIA, UN TESORO

Pasaron algunos años y mi tía, al sentirse enferma decidió...  porque ella lo quiso, hablar con su hermana,  la señora  Petra Gutiérrez Lozano, que era mi abuelita y la dejó en esta casa con la condición que conservara al Niño Sabinito,  así lo hizo, lo veneró hasta su fallecimiento y dejó el mismo encargo a su hija o sea a mi mamá la señora María Luisa Báez Gutiérrez.

 

Con el tiempo, la fe en el Niño Sabinito ha ido en aumento, mucha gente viene a  rezarle,  inclusive constantemente llegan peregrinaciones de distintos lugares del país y del extranjero acuden muchos devotos. Él ha hecho bastantes milagros.

 

Se cuentan muchas cosas de Sabinito: dicen que el Niño duerme y es verdad anocheciendo cierra sus ojitos.

 

Mi tía Bruna lo quiso mucho y dejó la misión de que este Niño nunca saliera de esta casa –porque en dos ocasiones ella lo fue a dejar al templo y regreso, apareció en esta casa-   y dejó como una orden de que recibiéramos a las  personas  que vienen a verlo, respetarle siempre su lugar, el mejor de la casa. Esa fue la condición que aceptó mi abuela Petra y que trasmitió a mi mamá María Luisa Báez y yo, Carolina continúo con la tradición y preparo a mi hija Araceli, para que comprenda la grandeza de ese don: el vivir al cuidado del Niño Sabinito. Ella sabe que esta casa es de Sabinito, nosotros, somos los que venimos a vivir aquí.

 

 

   CRECE, SUS VESTIDITOS YA NO LE QUEDAN

 

Ella, mi tía abuela, como lo dije antes, lo tenía dentro de un vaso al que le puso maíz, porque ahí dentro se hundía,  actualmente ya no puede estar ahí, ya es grande, ha crecido –actualmente  2013, mide  más de 25 centímetros-  su huarachitos se desgastan. Sus coronitas, las de antes ya no le quedan,  igual  sus vestiditos.  Y tengo testimonio de todo esto, de todo lo que hablo. Entre más tiempo pasa crece también la fe que se tiene en él.

 

 

        EL NIÑO SALE COMO UNA SOMBRA

     

El Niño ha ido creciendo, es cosa increíble, se ve en su ropita, se gasta sus huarachitos, su coronita se gasta también y le queda chica.  El Niño Sabinito sale  y duerme, el tiene sus horas  de salir.   El Niño cuando sale se convierte en una  sombra que traspasa la puerta, no toca el piso.

 

Nosotros llevamos la trayectoria del Niño, desde cuando vivía mi abuelita, a como está actualmente. Notamos sus huaraches desgastados, su ropita, su corona, en todo se ve que el sale; inclusive Él siempre deja un  huarachito adonde sale y cuando lo cambio de ropa, encuentro  tiene un piececito descalzo. 

 

Nosotros lo vemos en la noche como una sombra, no toca el piso y traspasa la puerta.   Cuando  él va a los hospitales o a la carretera, lo ven como un niño; pero nosotros lo vemos en sombra sale recorre toda la casa, posiblemente nos da la bendición, y esa sombra sale. Inclusive  después  de esto vamos a la capilla  y su ligar está vacío.

Mi abuelita y mi tía Bruna tenían ese don, ellas sí lo miraban cuando salía y entraba

 

 

                 MILAGRO MUY GRANDE

 

Una familia del Distrito Federal, que vive en la colonia Chapultepec, viene dos veces al  año: el 30 de abril y el 6 de enero. Reparten juguetes, todo por el amor tan grande que le tienen al Niño Sabinito y le muestran su agradecimiento por los milagros que les ha hecho.

 

Ellos tienen un nieto que era algo bandolero, andaba en la calle y unos pandilleros le dieron 7 puñaladas, ellos los abuelos estaban fuera de casa y no había quien le atendiera.  Unos vecinos quisieron ayudarle y llamaron a la Cruz Roja y a la Cruz Verde y nadie lo  levantó, porque estaba ya muy mal y como cosa de milagro llegaron sus papas, que andaban fuera de la Ciudad y lo llevaron a un hospital y los doctores  consideraron que ya no había nada que hacer, el joven agonizaba ya.  Pero como la fe en el Niño Sabinito era tan grande que le encomendó a su hijo, ahí en la capilla lo invocó con mucho fervor y le pidió por la vida de su hijo; al momento, cuentan que no saben de donde salió un doctor y en ese momento dijo que el lo operaba, el muchacho casi no tenía vida, ese doctor le hizo una operación muy delicada, el muchacho durante su recuperación de dejó crecer el cabello y cuando sanó vino a dar gracias al Niño Sabinito todos sus familiares; y le regaló su  cabello.

 

En la pasada fiesta de nuestro  Niño, una familia de León llegó en una camioneta con cuatro vaporeras muy grandes, dos con arroz y dos con mole, y ahí  a un ladito de  los bomberos estuvieron sirviendo a todo mundo unos buenos platillos de arroz con mole.  Ya por la tarde se retiraron, antes pasaron a despedirse; yo les pregunté  qué milagro les había hecho el Niño Sabinito y me contaron que el jefe de familia es diabético, que se accidentó  con su camioneta, la consecuencia fue una herida muy grande y profunda en su pierna derecha,  que  pronosticaba lo peor cuando se empezó a poner morada, lo indicado la mutilación. Pero unos sobrinos que viven aquí, le hablaron de Sabinito y le aconsejaron que viniera a conocerlo y le pidiera ayuda. El señor llegó con mucha fe, se postró a sus pies,  habló, le pidió por su salud, por qué no le cortaran su pierna; ofreciéndole, si le hacía ese milagro que  repartiría comida en su fiesta.

 

Después de esta visita, pasó una semana y de su pierna desapareció lo morado y se fue poniendo amarilla, le encarnó la herida y se salvó.  Este señor de León viene muy seguido con su familia, a visitar a Sabinito.

 

Otro testimonio más, hace algunos meses  vino a dar gracias a Sabinito, una familia de Los Ángeles California, aunque originaria de Pueblo Nuevo.  El padre se llama Armando, una de sus hijas tenía gangrena en su brazo izquierdo, ya le habían cortado una parte, y el don Armando me llamaba por teléfono y me decía “pídale al Niño Sabinito por la salud de mi hija, hoy la voy a llevar a curación, al hospital; pídale que sane”

Tanto se lo pedimos a Sabinito, que la sanó, ya cuando fueron a llevarla por tercera vez al hospital, los dijeron que eso era un milagro, que el brazo de la chamaquita de 14 años ya estaba completamente sano.  Entonces vinieron especialmente a la fiesta  del Niño, y le trajeron a su hija e inclusive les bajé al Niño Sabinito, porque fue una promesa.

Son tres testimonios solamente los que les narro, se necesitaría todo un libro, y muy grueso para llevar la historia de tantos y tantos milagros. 

 

                       LOS FRESEROS DEL IRAPUATO

 

Cuando estaba el equipo de futbol Irapuato,  los jugadores tenían la imagen de Sabinito en sus vestidores, antes de un encuentro venían a arrodillarse, a pedirle que les diera fuerza y ánimo; así ganaban y metían goles.  Su entrenador aquí venía. Tenemos fotos del equipo que dejaron al Niño, igual balones autografiados, banderines.  Mañez le trajo un par de guantes con su firma. Sabinito les ayudaba y donde  quiera que se encuentren que el Niño les ayude y les proteja.

 

                       LA FIESTA DE SABINITO

 

Se festeja a Sabinito el 26 de agosto,  ese día, hace más de 86 años llegó aquí, amaneciendo lo llevamos a misa. La víspera se  instalan los juegos mecánicos, frente a su capilla,  los juegos pirotécnicos anuncian la fiesta, se regala comida, hay música, diversos grupos vienen a cantarle al Niño.  Llegan muchas peregrinaciones de la Ciudad de México, de Toluca, puebla, de varios pueblos de Estados Unidos. La calle de Guadalupe Victoria se llena de alegría.

 

                     REYES Y DÍA DEL NIÑO

Son fechas en las que aquí se reparten a los niños: dulces, “algodones”, juguetes y muñecos de peluche de los muchos que a Sabinito le traen. Se hace una también una fiesta, hay personas que llegan con enormes pasteles para los pequeños, simbólicamente  lo disfruta el Niño Sabinito.

 

 

           AUTORIDADES MUNICIPALES: GRACIAS

Quiero manifestar que estamos muy agradecidos tanto yo como mi esposo Jesús Ayala  con las autoridades y con los bomberos, nos sentimos muy apoyados por Transito, por Protección Civil, Mercados, todos ellos nos ayudan mucho para que la fiesta de Sabinito resulte siempre como hasta la fecha: muy en paz.

El Niño los ha de socorrer y proteger a todos.

 

EL QUE CONOCE A SABINITO NUNCA LO OLVIDA

 

A las personas que no conozcan al Niño Sabinito, aquí los esperamos, están abiertas las puertas y Sabinito no los defraudará.

 

Cuando se quiere algo de Sabinito, primero hay que venir a conocerlo, a entregarse a Él.

 

El que conoce a Sabinito nunca lo olvida, porque él está pendiente de que lo sigan visitando.

 

 

*Este reportaje se hizo en el mes de mayo de 2002, y se publicó en Cuestiones Culturales no. 23, año IV correspondiente al bimestre  junio – julio 2002,  ediciones Casa de la Cultura. 

 

Doña Carolina Báez de Ayala, lamentablemente falleció, Dios le llamó el 29 de julio de 2008.

 

 

Doña Carolina Báez de Ayala  QEPD  y su esposo Jesús Ayala, actualmente  es quien cuida de Sabinito. 

 

 

Milagroso Sabinito

 

ANTONIO GONZÁLEZ JUÁREZ

 

Leticia Aguilar Velázquez

 

Nace en Irapuato, Gto., el 17 de enero de 1926. Sus Padres fueron Enrique González y Petra Juárez.

Cursando sus primeros estudios en la institución ubicada en el barrio de San Vicente, es donde se percata de su gusto por la pintura. Ya que, como el propio González, en conversación con la que esto escribe, mencionaba que en clases se ponía a dibujar paisajes teniendo como punto de inspiración los jardines de la escuela.

Y así corría el tiempo para Antonio González entre sus estudios escolares y el jugar a dibujar. Por tal motivo a muy temprana edad, con sólo catorce años, decide tomar el cause de su destino y viaja a la Ciudad  de México a estudiar como todo un profesional, lo que sería por el resto de su vida, hasta su muerte… su pasión por el arte de pintar.

Instalado en la Capital, se inscribe en la Academia de San Carlos, donde hace sus primeros estudios de artes plásticas.

Pero siendo solamente un adolescente de catorce años, no puede ser aceptado como un alumno regular, pero al ver su desempeño le permites acudir como alumno libre.  Pero al mismo tiempo acude por las tardes al taller del maestro Antonio Navarrete, lo que es de considerarse un privilegio el que este destacado pintor le enseñara la técnica, para plasmar su arte al óleo, tinta china, acuarela.

Llegando con paso firme al lugar donde antes habían pasado los grandes como Diego Rivera. Siendo apenas un adolescente, sólo fue admitido sin formalidad, pues sus escasos 14 años  no le permitían ser alumno regular; por lo que  decide ir directamente a los estudios de los maestros Motty Rojo y Ramos Espinoza, el maestro Rojo es actualmente el mejor acuarelista de México y Ramos Espinoza es  un pintor amante de  la tauromaquia.

Transcurrían los años y Antonio González viajaba constantemente con destino México – Irapuato, visitando de vez en cuando a su familia, a sus amigos.

Pero un día no muy lejano para el pintor Antonio González, su trabajo, su esfuerzo, su dedicación comienzan a dar frutos.  Llegan las primeras oportunidades, los espacios.

En 1970 expone en la Alianza Francesa de esta Ciudad, y es en esta muestra que varios de los cuadros son adquiridos por particulares para ocupar en Francia un lugar de excepción.

Su pasión por la pintura, su empeño y tenacidad lo llevan a su primera exposición libre en la Ciudad de Guanajuato en el año de 1972, durante el Festival Internacional Cervantino, obra que tuvo el reconocimiento  de los ya muy conocidos maestros José Chávez Morado y Jesús Gallardo.

1973  Realiza tres murales en el Hotel Irapuato.

1976  Participa en la exposición colectiva “Asociación de Pintores de Guanajuato” en San Francisco del Rincón.

1976  Presenta la “Caja de Arte” con impresos de  óleos y tintas realizados sobre el Ex Convento de San Agustín de Salamanca, Gto. Posteriormente se lleva a cabo una presentación más en Madrid España.

1976  Expone en la Casa de Cultura de la Ciudad de León, Gto.

1977  En la Galería Tierra Adentro   de México, D. F.. expone conjuntamente con Frank Robins, pintor estadunidense muy reconocido.

 

1979  Colectiva con Octavio Ocampo, Tomás Chávez morado Y Carlos Terres.

1980 Expone en el Palacio Legislativo del Estado de Guanajuato con motivo del 9º. Festival Internacional Cervantino  (FIC).

1980  Expone en el Edificio de Presidencia Municipal de León, Gto..

1981  Presenta “Caja de Arte” Irapuato en el Tiempo y expone en el Teatro Juárez la obra que motivo de  las impresiones componentes de la “Caja de Arte”, misma que circuló durante el X FIC y que a su vez dicha obra fue entregada a cada una de las delegaciones asistentes al Festival, como Rusia, Hungría, Alemania, Holanda y más países.

1981 Expone en Houston, Texas, invitado por la Asociación Civil Pentecostés, USA.

1984  Vuelve a ser invitado a Estados Unidos a exponer en Museo de Laredo Texas, USA.

1984  Auspiciado por el Gobierno del estado de Guanajuato, expone en el Museo de la Ciudad de México.

1984  Expone en la Casa de la Cultura de Colima y en la Presidencia Municipal de Tecoman, Colima, ambos eventos auspiciados por el Gobierno de ese Estado.

1985   Expone nuevamente en el Museo de la Ciudad de México, invitado por el Gobierno del D. F..

1985  Expone en el Museo Diego Rivera de la Ciudad de Guanajuato.

1986  Expone en el Club Peña Colorada  en Manzanillo Colima.

1989 Galería Rembrandt, Houston, Texas USA.

1993  Presentación de la Carpeta “Camastleque”  Museo de la Ciudad, Irapuato, Gto.

1993  Realiza el Mural de las Revoluciones en el Salón de Cabildo de esta Ciudad de Irapuato, a petición del H. Ayuntamiento presidido por el Ing. Marco Antonio Contreras Santoscoy.

1994  Presentación Caja de Arte “Conventos Agustinos” Colección Montes Vega, Bernal Querétaro

1996  Seleccionado para participar en la 3ª. Bienal  “Alfonso Michel”, Colima, Col..

1996  Participa en la Exposición Colectiva llamada Enero 96, primera exposición del  año, junto con Ernesto Aguirre Cobo, Rubén Maya, Juan Muñoz, Sandra Pani, Barry, Wolfryd, Gerardo Zarr; llevada a cabo en el Centro de Cultura Casa LAMM, la galería más prestigiada para exponer, donde estuvieron presentes más de 500 personas, espacio al que acuden amantes de la cultura y el arte del mundo y que en esa ocasión adquirieron obra del maestro González, y si bien es cierto que sólo expuso en Estados Unidos y en Madrid , España, se puede afirmar que  los cuadros de Antonio González  se encuentran en Francia, Japón, Italia, países de Centroamerica, Europa y Asia.

1997  GaleríaCanapo”,  Carmel California, USA.

1997  Portada de 3 0bras  Literarias del poeta Sebastián Martínez Castro.

1998    Vuelve a participar en una exposición  en el Centro de Cultura Casa LAMM en México, D.F..

2000  Pinacoteca de la Universidad de Colima.

2001  Bondreau Ruiz, Newfort, California USA.

2002  City of  Hope, Los Angeles, california USA.

2002  Portadas para los libros de los escritores Alfonso Méndez Lara y José Pérez Chowell

La obra de Antonio González Juárez, han trascendido fronteras, tendiendo un legado en la historia de Irapuato ya que dos de sus pinturas están actualmente en el recinto de la Presidencia Municipal, una en el salón Juárez y otra en el salón de Cabildo, elaboradas en 1993 y 1995.

 

Actualmente en el Museo de Acámbaro, Gto., se encuentra una sala permanente  dedicada a la obra de Antonio González.

Así como realizó un mural en la Casa de Visitas de la Ciudad de Dolores Hidalgo, Gto., obra cuyo tema es desde luego: El Grito de Independencia Nacional.

 

En Salamanca Gto., el Sacerdote Agustino Camilo Montes Vega, encargó al maestro González una serie de cuadros de paisaje urbano de esa Ciudad, para llevarlos  en impresión a constituir una Caja de Arte, en un tiraje reducido. Esta bellísima obra el mismo Padre Camilo la llevó a Roma como un regalo a S.S. Juan Pablo II.

Así también en Salamanca,Gto. , en el edificio de Presidencia Municipal, Salón de Cabildos Antonio González dejó plasmado un mural.

En la Capital del Estado, precisamente  el Museo Iconográfico del Quijote, alberga obra de este gran pintor irapuatense. Pintar al Quijote fue una de sus más grades pasiones.

Ha sido entrevistado  y aparecido  imágenes de su obra en publicaciones  de circulación nacional, como: el periódico NOVEDADES y la revista SIEMPRE, por ejemplo.

 

PREMIOS

El maestro Antonio González solía expresar que Todos los premios son importantes. Y se le entregaron los siguientes:

“Testimonio de Ciudadano Distinguido”, premio otorgado  por el H. Ayuntamiento de Irapuato durante el periodo 1992-1994, siendo Presidente Municipal el Ing. Marco Antonio Contreras Santoscoy.

El  “Marquitos” en 1997 premio que otorga a personajes distinguidos el Círculo Cultural Irapuatense, A.C. siendo Presidente su Presidente el Lic. Rubén Pérez Vargas.

“Premio a la Trayectoria”, en el año 2009, por  el H. Ayuntamiento de Irapuato, que presidía el Ing.Mario Turrent Antón, a través de “Casa de la Cultura” siendo directora la Lic. Ma. Dolores García.

En 2010   Antonio González Juárez recibió la presea Vasco de Quiroga de Plata, en el marco del 463 aniversario de la Fundación de Irapuato. En ceremonia celebrada en el atrio del Templo del Hospitalito, el maestro recibió el galardón  de manos del gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez 

Fueron muchos los  premios que el maestro Antonio González recibió, pero más que premios que más reconocimientos, que el haber tenido el privilegio de que sus pinturas: óleos, retratos, tintas, recorrieran México, Centroamérica, Estados Unidos, Canadá Europa y parte de la India.

 

2010, el Mtro. González recibe el Vasco de Quiroga de plata.

 

 

Mural  Salón de Cabildos, Presidencia Municipal de Salamanca.

 

 

En la Casa de la Inquisición, hoy Museo de la Ciudad.

 

 

 

Mural Sala de cabildos, Palacio Municipal, Irapuato.

 

 

Ágora Marzo-Abril 2013

Reportaje

 

Privatización de la Educación Pública

 

                                                                                                                                                 Carlos Palars O.

 

 

Mis queridos lectores: A lo largo de la vida, he tratado de no ser una persona descontenta, pesimista ni fatalista, sino más bien un optimista inquebrantable pero... los últimos acontecimientos en nuestro país y en el mundo me crean una sensación de indignación y repudio a todo lo que signifique política y políticos, y éstos, los políticos, en México y en todo el mundo, tratan de aniquilar la Educación Pública y Gratuita, que es un Bien Público y si partimos de la concepción de que público es lo que es de todos y privado es lo que es de uno o de algunos con exclusión de los demás, entenderemos que la Privatización de la Educación Pública que se está tramando y llevando a cabo en México  es un acto de Violencia Comunitaria, pues trae desigualdad social, incentiva los conflictos raciales, impidiendo el acceso a la educación a las clases más desvalidas, sea por la sempiterna pobreza, ya casi endémica en nuestro país y en el mejor de los casos, por falta de una  elemental estructura pedagógica, o simplemente por una cruel falta de oportunidades  por condiciones discriminatorias del mercado.

 

La privatización de la Educación Pública.                                                                                                                                                                                

 

Ésta consiste, básicamente, en la eliminación de los Espacios Públicos dedicados a la enseñanza  supliéndolos por los Establecimientos  Comerciales,  privados desde luego, favoreciendo desde luego el agio y la orientación futura del mercado laboral  o sea la niñez y la juventud actual, que a eso se reduce el interés de los empresarios de la educación.  Y esto incide directamente en el detrimento general de la cultura en México.  Si a esto agregamos lo que cita tristemente Diego Rabasa: En nuestro país la cultura sigue estancada, pues según datos de la Cámara de la Industria Editorial el crecimiento  de  la cultura es prácticamente nulo, y ocupamos sitios en educación y en hábitos de lectura verdaderamente vergonzosos en el mundo (sobre todo si consideramos  que nos dicen “Orgullosamente” que somos una de las primeras 15 economías del mundo ¿…?

    En la capital del país, varios espacios consagrados a la cultura vía la lectura, como las Librerías El Parnaso, o el ConejoBlanco  y  varias más que es obvio citarlas,  se han convertido en restaurantes, cafés, etc.  Pero, nos podemos preguntar  ¿Por qué ocurre eso?: Allá por el infausto `68, los que lo sufrimos en carne propia  aventurábamos ingenuamente que ¡Por fin!  La partidocracia y el Gobierno en turno (Ahora decimos “el de siempre…”)  se darían cuenta de que los “Movimientos” sociales del estudiantado (de  Instituciones Públicas, desde luego)  había que tomarlos en cuenta…¡ Y vaya que sí lo tomaron!

    Desde esos años estamos sufriendo cambios de valores en nuestra sociedad, instrumentados por los llamados medios y dirigidos por los llamados Poderes Fácticos (Todos los Partidos Políticos, la Industria, la iglesia, el gigantesco poder de la educación privada, etc. Que utilizando estrategias que envidiaría Maquiavelo  con el suficiente poder (el reino de la influencia, del “conecte” y del enchufe y como diría Volpi: el dinero sin límite  del  reino del soborno, de la mordida y del “valemadrismo” en fin. Y estos Cambios de Valores se están dando a partir de 1970, muy subrepticiamente a veces, descarados y cínicos como los más recientes. Nuestros estamentos jurídicos resultan tan abstrusos y nuestros sistemas de justicia tan imprevisibles y remotos que los verdaderos “Educadores”  prefieren desentenderse de ellos,  a sabiendas que estamos a merced de la arbitrariedad  y  al  imperio del más fuerte. Y esto lo podemos constatar abriendo cualquier Canal de Televisión, cualquier periódico, cualquiera estación de radio, donde nos “educan” minuto a minuto, día tras día, los dueños del poder en México.

 

Con la acción privatizante de la enseñanza pública, la educación es mercantilizada, se transforma en un artículo mercantil como otro cualquiera,  principalmente en los países llamados subdesarrollados, donde de una economía de mercado hemos pasado a la sociedad de mercado. Sin embargo, la esencia de la racionalidad económica, es el incremento de la privatización. Como apunta Chahuí : ( “Relaciones Sociales en el Tercer Mundo”)  Se advierte , que hay, delante de la mercantilización de la educación, un fatalismo impuesto, una acomodación por la sociedad, una naturalización de las falsas relaciones sociales y de trabajo. De acuerdo como Chahuí  indica, queda oculto que el mercado y su funcionamiento, es una institución producida por la acción de los hombres y que puede ser deshecha por nosotros. Sin embargo, desaparece la idea de que otra realidad posible puede ser construida. Que las cosas pueden ser diferentes, precisan ser diferentes y que tienen que ser diferentes.

    La mercantilización de la educación es fruto del  “Neoliberalismo, una política económica y social, que viene conquistando espacios desde los años 70. Nació como una posibilidad para impedir las crisis cíclicas del capitalismo, que en esos mostró señales de un cuadro crítico con bajas tasas de crecimiento económico y alta tasa de inflación.

Los neoliberales dieron una explicación para la crisis del capitalismo, argumentando que ésta ocurrió debido al poder excesivo de los sindicatos y de los movimientos de los trabajadores que, al presionar al Estado por los incrementos salariales, aumentaban las cargas sociales, bajaban los niveles de lucro, desencadenándose principios inflacionarios incontrolables…¡Vaya premisa!

.

El postulado fundamental del neoliberalismo es el mercado, como una ley social soberana. El deterioro de las condiciones de vida y de sectores sociales como la salud, la educación y la vivienda, es debido, (según esta corriente) a que son excedentes del modelo de sociedad neoliberal, regida por una lógica de acumulación creciente. La educación como un bien económico, debe responder, según el Neoliberalismo, de la misma manera que un artículo mercantil, ante de la ley de la oferta y de la demanda. Este modelo económico, incentiva la privatización en detrimento del espacio público. Hay (aparentemente)  un estímulo en lo individual.

Entonces ¿por qué la privatización de la educación pública? Porque proporciona lucro. La educación es un negocio prometedor. ¿Por qué está ocurriendo a escala mundial la privatización de la educación pública? Porque el ideario del neoliberalismo, viene esparciéndose por el mundo como una plaga. Es una consecuencia de la patología en el Mundo de la Vida.

     La Privatización de la Educación Pública en México, es a mi juicio, una parte de la llamada Globalización, sea comercial, industrial o intelectual, que tratan de instalar a nivel internacional  los Poderes Fácticos del globo: Petróleo, Banca Mundial y desde luego esa entelequia llamada “Religión-Política” con sede en Washington y en el Vaticano. Lo dramático en nuestro ámbito es que ya lo están logrando  desplazando la Educación Pública en todos los niveles, en el campo eliminando las “Escuelas  Normales” que tan fecunda labor han realizado, hasta el nivel Universitario, tan pleno y productivo.  Todo esto bajo la égida del Neoliberalismo, sin una doctrina científica real ni filosófica, y sí dividiendo desde la escuela elemental a la sociedad en su parte más sensible: La Niñez y la Juventud.

“El neoliberalismo, como un modelo económico, tiene dos herramientas de fundamentación: la Globalización como orden económico y la regionalización de los mercados. La globalización es un proceso histórico y sus raíces son antiguas, pero solo su nombre es nuevo. Trae efectos significativos para la sociedad, a través de la supremacía de los factores económicos, como la mundialización de los mercados, la búsqueda de puntos de interés en común, el acelerado proceso de consumismo y la publicidad como manipuladora de la conciencia. Es responsable de una multiplicidad de los fenómenos que están configurando una redefinición en las relaciones internacionales, en distintas áreas de la vida social, como la economía, la tecnología, la cultura, o la educación, entre otras. Por ejemplo, actualmente globalizamos poder, exclusión, egoísmo, violencia, miseria, concentración de las riquezas en las manos de pocos, paro, descalificación, privatizaciones, universidades y escuelas públicas en ruinas, entre muchos otros fenómenos sociales y económicos. La globalización se presenta en un clima seudo  democrático, pero muchas veces está enmascarada por presiones de los países poderosos, que determinan  lo que el capital desecha establecer en el ámbito mundial.

 (Organización Mundial del Comercio) el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), (Banco Mundial) entre otros.”

        “En los países subdesarrollados el Banco Mundial se ha convertido en una agencia de asistencia “técnica” ¿…?  En materia de educación, con vistas a la liberalización de recursos financieros. Para la educación pública se toman medidas igualitarias para todos los mencionados países del Tercer Mundo, desconociendo la realidad de cada país. Son medidas que indican insumos, que deben ser adoptadas ante la (re)negociación de la deuda externa del país.

El objetivo de esa narración conceptual, es, para entendernos, que no podemos mirar la educación solamente con los ojos de la ciencia pedagógica, tenemos que conocer también su entorno político, económico y social, para reflexionar sobre nuestras acciones como ciudadanos. La educación pública es necesaria cuando entendemos la importancia del diálogo, del entendimiento, de la libertad en la enseñanza. Hay que buscar, el diálogo, e insistimos, el entendimiento, “La acción comunicativa se da efectivamente en los espacios públicos, espacios de discusión, donde nuevas ideas pueden surgir en la búsqueda de una sociedad del entendimiento y de la cooperación. Donde el lucro no sea el fin último de las relaciones, sino la comprensión, el  desarrollo de las personas como ciudadanos, con derecho de participación política”.

 

Todavía estamos viviendo relaciones conflictivas llenas de contradicciones, la educación pública tiene en lo cotidiano un fuerte componente lúdico, un encantamiento de la vida colectiva, una utopía social, un amplio compromiso con una condición antielitista, una producción del conocimiento desinteresado/interesado que viene al encuentro de las necesidades humanas. Hay que rechazar fuertemente la educación comparada a un artículo mercantil. No obstante no podemos negar que tiene efectos económicos, pero no puede ser considerada un artículo mercantil. La educación pública es el espacio de desarrollo de un proceso de formación cultural, ético y moral de la persona, y no supeditada al poder del Empresario Particular.

 

“Por otro lado, la educación pública posibilita la libertad en la enseñanza, esto es, el ejercicio permanente de las libertades cívicas en el ámbito docente, y muy en particular, de la libertad de cátedra, y de los derechos de participación de todos los miembros de la comunidad escolar. Implica la ausencia de dirigismo ideológico de los poderes públicos. De este principio se deriva la educación para la libertad. La privatización de la educación pública es una violencia social, considerando la desigualdad social, la falta de libertad en la enseñanza, la mercantilización de la educación entre otros aspectos.

Es una violencia social y también y en especial, para la comunidad escolar: para los profesores que  tienen su formación y su práctica violadas cuando son privados de su profesionalización, teniendo que someterse a las reglas impuestas ante la educación privada; para los alumnos,  pues son sacados de su formación, la libertad de expresión y la libertad de una enseñanza más creativa y crítica, y para los padres, que viven la ilusión de una mejor formación para sus hijos y están negándoles una educación más crítica y reflexiva”

La educación pública es posible cuando entendemos que somos parte de un proceso histórico que puede y debe ser cambiado. Queremos creer en ese  espacio para la libertad en la enseñanza, en búsqueda de una sociedad menos competitiva y más cooperativa.

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

ARENDT, Hannah (1999): A Condição humana, Rio de Janeiro: Forense.

BIANCHETTI, Roberto Gerardo (1996):Modelo Neoliberal e Políticas Educacionais, São Paulo:

Cortez.

DE SOUZA CHAUÍ, Marilena (2001): As Humanidades Contra o Humanismo. In: SANTOS,

Gislene Aparecida dos (Org.): Universidad de Formação e Cidadania, São Paulo: Cortez.

HABERMAS, Jürgen (1984): Teoría de La Acción Comunicativa: Complementos y Estudios

Previos, Madrid: Cátedra.

LLORENTE, Luis Gómez (2000): Educación Pública, Madrid: Morata.

 

Raúl Zárate

 

Pintor, Vagabundo, Orgullo de Irapuato

 

Cecilia Bocanegra

 

“Ni soy reconocido, ni soy famoso, pero eso sí, soy muy conocido porque toda mi vida he vagabundeado por esta mi tierra, por el Irapuato de mis recuerdos…”  esta frase expresada por Raúl Zárate, pintor oriundo de esta Ciudad y reconocido en Francia describe la humildad y la grandeza del pintor autodidacta.

 

“Cuando me muera  me gustaría que me cremaran y que mis cenizas fueran arrojadas al Jardín Principal, testigo fiel de mis andanzas de vagabundo” manifiesta el hombre que a lo largo de más de 26 años a dedicado todo su tiempo a su amante más fiel, la pintura.

Artista prolífico -desconoce la totalidad de su producción porque lo mismo pinta en cualquier parte y el cualquier material- ,  manifiesta sonriente que tan sólo a su amigo Ernesto Vallejo tiene más de 7 mil obras de su autoría.

 

Este hombre que el próximo 13 de abril cumplirá 62 años se describe como un autor hiperrealista, pero fuerte a pesar de  padecer diabetes la cuál le está provocando problemas de visión los que toma con filosofía al comentar “Creo que hasta ciego seguiré pintando, estoy seguro que el oficio y el no saber hacer otra cosa me ayudarán”.

Pintor por naturaleza, desde su niñez, Raúl Zárate recuerda que de pequeño en sus cuadernos de primero y de segundo de primaria –grado que cursó  6 años consecutivos para luego desertar de la escuela- ya dibujaba “Las guerras, porque yo me críe con la Guerra Civil de España y la Segunda Guerra Mundial”.

 

 Sin embargo Juan José Zárate Serna, verdadero nombre del pintor irapuatense, afirma que hasta 1973 tomó conciencia de su identidad como creador de arte y supo que a partir de ahí esa sería su principal actividad.

 

 

A LOS 12 AÑOS TENÍA HAMBRE DE CONOCER EL MUNDO.

 

Raúl Zárate comenta sonriendo “A los 12 años me fui de mi casa en Irapuato, hostigado por el hambre de conocer el mundo, siempre me había gustado la historia y la geografía, no me interesaban otras materias y quería vivir el descubrimiento diario de una ciudad, de su gente, de su historia, de su geografía”.

 

 

A los doce años, Raúl Zárate se lanzó en pos de la aventura, llegó a la Ciudad de México y por 2 años vivió vagabundeando, durmiendo en la estación de Buenavista.

 

“Ni siquiera me bañaba, no me preocupaba más que de conocer la Ciudad, cuando el hambre me apretaba me dedicaba a lustrar zapatos, pero siempre, sobre cualquier material me dedicaba dibujar, sin tomar consciencia que deseaba ser pintor”, afirma.

 

 A los 14 años decide buscar a su padre en Matamoros, Tamaulipas, lugar donde residió por seis años  para retornar a Irapuato en 1953 a Irapuato.

 

Ya en su tierra natal trabajó en varios oficios, fue panadero, aprendió a arreglar bicicletas y trabajó durante 16 años en la fábrica de cigarros  “El Águila” donde por primera vez tomó clase de pintura, ya que la empresa los capacitaba en varios oficios.

 

No obstante Raúl Zárate aún no sabía que  qué era esa la actividad que quería realizar para toda la vida, padre de 10 hijos: Guillermo, Luz María, Raúl, Ricardo, René, Federico, Mónica, Juan José, Roberto, Rubén;  en compañía de tu esposa, Oliva Cuevas de la cual enviudó en 1971, sólo buscaba el trabajo que les permitiera subsistir.

 

 Fue hasta 1973 cuando laboraba como ayudante del pintor Antonio González, cuando Raúl Zárate se percató que en realidad la pintura era la razón de su existencia. “Antonio fue quien me alentó en mi búsqueda personal, siempre me decía: Ahí está la pintura, las telas, el cartón, lo que necesitaba para crear mis propios cuadros y aproveché la oportunidad y supe que era eso lo que yo necesitaba, encontré el camino hacia la libertad”.

 

UN VAGABUNDO, UN HOMBRE LIBRE

“Para mí lo más sagrado es la libertad” expresa cuando se le cuestiona al respecto y efectivamente todo él es la viva expresión de un hombre libre, satisfecho y feliz con la vida que ha llevado.

 

Raúl Zárate transmite calidez, serenidad, en su persona y en su forma de hablar, guarda la pasión para manifestarla en tonalidades que plasma en sus cuadros, él al expresarse lo hace sencillamente como lo que es, un ser auténtico, sin frustraciones, libre.

 

“Soy un anarquista por naturaleza, lo que más odio en la vida es que alguien o algo me quera utilizar o me diga qué o  cómo debo pintar, sin embargo, no entro en controversia, si alguien le gusta alguno de mis cuadros pero me dice que le cambie algunas cosas simplemente lo ignoro o bien si tengo ganas le pinto otro similar, pero el que ya está hecho, así se queda, ya habrá otra persona que lo acepte tal cual”

 

Raúl Zárate no permite que nada ni nadie le cambie su rutina diaria, si vida transcurre entre las calles de su Irapuato amado, en la casa de su madre y en su cuarto-taller donde a veces se dedica a pintar o a sus “pequeños vicios” que son arreglar  viejos equipos de sonido, leer y escuchar música.

 

Él aunque se dice religioso, vive como los “seres de Dios”, de lo que caiga, no se inmuta si tiene o no para comer, o para comprarse lo indispensable “Al fin, al cabo, así he vivido toda mi existencia y así he sido feliz y soy feliz” manifiesta con una sonrisa socarrona.

 

Mi vida yo la dividiría por décadas, o quizá por etapas: la niñez recorriendo las calles de Irapuato, la adolescencia, en el Distrito Federal y en Matamoros, mi juventud-matrimonio, mi viudez a partir de los 36 años y mi etapa de artista, de pintor.

 

Raúl Zárate no se preocupa por las críticas o por la envidia, es un ser humano que vive en completa libertad y se prodiga confiado a los que le rodean “Si la gente no me entiende es problema de ellos, yo confío en mis semejante, no me importa ni el dinero, ni el reconocimiento público, sólo vivir a plenitud, a mi particular estilo las 24 horas del día sin cargar frustraciones ajenas y sin permitir que me contagien sus frustraciones”.

 

Raúl Zárate vivió varios meses en Cancún, Quintana Roo, paraíso del cual  escapó   “cansado del ruido del mar”, también vivió en Monterrey y en Francia, donde  amantes del arte tienen obra de su autoría.

 

Aún cuando ha tenido la oportunidad de regresar a París, Francia, donde en 1987, realizó tres exposiciones en mes y medio de estadía –tendría que haberse quedado tres meses, pero añoraba su Irapuato-, y de exponer en Nueva York… no,  Raúl Zárate sólo quiere  seguir recorriendo las calles de su tierra natal.

 

Su máximo sueño es ver las plazas públicas de su pueblo libres de comerciantes para que “La gente aprecie la hermosura de sus calles, de su arquitectura…”, quizá por ello muchas de sus obras ha plasmado al Irapuato antiguo.

Para Raúl Zárate la libertad es lo máximo, la vida un diario descubrimiento.

Para él, la muerte significa simplemente desaparecer, y tiene un alto concepto de la amistad que traduce en franqueza y honestidad.

Para Raúl Zárate lo más sagrado es la libertad y afirma “Uno mismo  es Dios  y demonio”.

 

El pintor irapuatense odia la envidia y la demagogia  y no permite que entre a su mundo, o le afecten y al cuestionársele sobre qué espera de la vida, sólo afirma “La vida no me debe nada, yo soy quien le debe a la vida”.

 

La trayectoria de la revista ÁGORA, se ha convertido en testimonio de la vida de ese Irapuato al que tanto amamos  en esta entrevista publicada  en ÁGORA, correspondiente a marzo –Abril de 1997, dejamos la vida de un polémico personaje, que ha hecho historia, que ha llevado a otros países el paisaje urbano de nuestra tierra, donde le admiran  y reconocen su obra.

La autora, Cecilia Bocanegra es egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana .

A partir de septiembre de 1985 inicia sus labores en Diario del Istmo, en el cual continúa laborando en la Ciudad y Puerto de Coatzacoalcos, Ver.

 

*Actualmente Cecilia Bocanegra, es columnista en el periódico regional NOTISUR, en Veracruz, además de  publicar su columna en el portal veracruzanos.INFO

 

 

Raúl Zárate  autorretrato

      acuarela / papel  35X55 cm.

ÁGORA ENERO-FEBRERO 2013

 

la fotograf-¡a es hoy arte.pdf (1,5 MB)

 

ÁGORA NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2013

Reportajes

 


Luis Felipe Pérez.pdf (79,5 kB)